Estrategia del Estado para desarticular la lucha contra el ACE


La detención de Juan Manuel Martínez, militante de la APPO, el pasado 16 de Octubre por la PGR y la resolución del juez que le dictó auto de formal prisión el 22 del mismo mes, significa la criminalización de la protesta social, práctica constante del Estado mexicano, además de ser un hábil y oportuno distractor ante otra protesta social de mayor envergadura y peligros inaceptables para la política neoliberal de Calderón: la articulación de la disidencia nacional magisterial contra la Alianza por la Calidad de la Educación y Elba Esther Gordillo Morales.

La respuesta contundente del magisterio en estos momentos es inevitable y lógica en Oaxaca, eso lo han calculado bien los asesores del espurio Calderón y de Ulises Ruiz que buscan concentrar la fuerza y atención de la sección XXII del SNTE en la libertad de Juan Manuel y de otros posibles chivos expiatorios que pretenda inculpar la PGR, ante el anuncio de nueve militantes más de la APPO investigados.

Todo para evitar la incorporación del magisterio oaxaqueño o reducir su participación, en la insurgencia magisterial que ha prendido los focos rojos no solo en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), sino hasta en el gabinete de Seguridad Nacional ante el incremento de la inconformidad social que cruza al país de frontera a frontera.

Esto configura la estrategia de Calderón para desarticular la lucha contra la ACE, a través de dos ejes hasta ahora evidentes.

Primero. Evitar a toda costa que se cohesionen y organicen coordinadamente todos los contingentes magisteriales disidentes que actúan por separado en los diversos estados del país. Para ello en Oaxaca saca el caso Brad Will y además da a conocer los resultados de la investigación que la Auditoría Superior de la Federación le aplicó al Instituto Estatal de Educación Publica de Oaxaca (IEEPO) donde se concluye el desvío de varios millones de pesos, ello previo a la primera Asamblea Estatal del nuevo Comité Ejecutivo Seccional de la sección XXII.

En la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), alimenta a través de sus agentes encubiertos (otros lo hacen por ignorancia política), el encono entre los simpatizantes de la sección XXII con los de la sección XVIII, para postergar la unidad de donde emane una correlación de fuerzas favorable al movimiento.
El Estado aprovecha también y promueve el discurso de la sección XXII principalmente y otras secciones que coinciden con ella, de no sostener ninguna relación y coordinación con el Comité Ejecutivo Nacional Democrático (CEND) del SNTE, a pesar de que esta alianza ayude decididamente a derrotar a Gordillo.

Muestra de ello es que el pasado 8 de octubre en la Segob se movilizaron decenas de miles de maestros de varias partes del país y dentro de esa manifestación la sección XXIII de Puebla que apenas el año pasado seguía controlada por Gordillo, movilizó a más de 10 mil profesores que se declararon del CEND del SNTE, contra Gordillo, la ACE y por un comité seccional democrático.

Segundo. La utilización de todo el aparato represivo gubernamental -léase Poder Judicial, PGR, PFP, policías locales y hasta el Ejército- para atormentar, acechar e infringir terror a los maestros y a todo aquel que les apoye y entienda sus causas, como los pobladores de Xoxocotla y Amayuca en Morelos que pasaron de una simpatía a una solidaridad activa con el movimiento magisterial.

Por el bloqueo de carreteras, los pobladores solidarios fueron desalojados por miles de elementos de la PFP y policías locales, con un nuevo actor que apareció públicamente en el escenario de un conflicto social y no militar: el Ejército Mexicano. La presencia de las fuerzas armadas, se convierte en la amenaza siguiente que opondrá el régimen a los conflictos sociales en México.
El gobierno actuará organizado y con éxitos mientras no se superen las dificultades internas en el movimiento magisterial para poder articular la gran fuerza gestada en estos meses y que actúa aún dispersa, donde pesan más los prejuicios y añejas rivalidades que fortalecen al régimen, y alejan las posibilidades de lo que en el discurso todos los lideres y la mayoría de maestros de base llegan a coincidir: un sindicato, una educación y un país democrático.

tomado de Vanguardia Proletaria #300
leelo en su version electronica

http://www.pcmml.com/vangua.htm

Comments
2 Responses to “Estrategia del Estado para desarticular la lucha contra el ACE”
  1. oscar dice:

    Y Cuales son los puntos por los que no estan de acuerdo se aplique la Alianza Por la Educacion. Me parece que es en los Estados con mayor resago educativo en donde se esta rechazando este programa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: