Democratización de órganos de gobierno universitarios

Actualmente las Universidades públicas cuentan con órganos de representantes de la misma comunidad (consejeros estudiantiles) quienes forman parte del consejo universitario o colegio académico, (según las facultades que le otorgue la ley orgánica de cada escuela) un órgano de dirección encargado de darle normatividad a la institución.

Este órgano tiene la función de representar a los estudiantes en las decisiones internas de las escuelas de carácter autónomo, puesto que estas tienen el deber de normar su propio funcionamiento interno, los consejeros, a su vez deben ser representantes legítimos, lo que quiere decir ser electos por la misma comunidad estudiantil, de manera democrática a través del voto secreto.
Esta función existe solamente en la letra de las leyes orgánicas, ya que los consejos técnicos y universitarios están copados por las autoridades, quienes se han encargado de colocar en las carteras a estudiantes afines a sus intereses. En la realidad, los consejeros no representan a la comunidad estudiantil.

Para empezar las votaciones para elegir consejeros reúnen si mucho algunos cientos de votos, cuando existen miles de estudiantes en cada escuela. La gran mayoría de consejeros estudiantiles actuales no tienen ninguna representación, llegan a su puesto a través de elecciones fraudulentas, generalmente no son conocidos por la comunidad universitaria.

Los pocos jóvenes democráticos que llegan son impugnados o en el menor de los casos, al integrar los consejos son atados de manos en la discusión por si intentan impulsar propuestas que beneficien a la comunidad y no sirvan a los intereses antidemocráticos de las autoridades.

En segundo lugar, no existe paridad en dichos órganos de gobierno y por ende, no hay verdadera representatividad, ni de estudiantes, ni de académicos, mucho menos de trabajadores, quienes forman parte también de la comunidad.
Sin embargo, vemos la importancia de los consejos como herramienta susceptible de ser democratizada.

Como parte de la ilegalidad, normal dentro de las universidades públicas de nuestro país, nos encontramos con que actualmente esta herramienta no es utilizada por los estudiantes, sino que es aprovechada por las autoridades reaccionarias cuyos personajes sólo velan por los intereses de los grandes empresarios, que ven a la educación como un mercado más.

El consejo universitario, en algunas instituciones tiene la facultad de impulsar el Consejo General de Representantes (CGR´s), que para nosotros sería el máximo órgano de representación democrática estudiantil.

Ante esto la tarea de nosotros los estudiantes revolucionarios es tomar este órgano, que en sí ya es un logro, y volcarlo hacia la lucha por la democratización de las universidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: