El monopolio del transporte público de Tijuana

El transporte público en Tijuana es de los más caros del país, de 10 a 18 pesos por ruta, y, al mismo tiempo, de los más ineficientes. Traslada a cuenta gotas a la población y hay una gran saturación de líneas en ciertas zonas geográficas, por la disputa del mercado que se da. El transporte, como en muchos otros lugares, está controlado por sindicatos charros como la CTM. El PRI y el PAN están inmiscuidos y su único interés es ganar más.

Todos los trabajadores del volante carecen de prestaciones como seguro social, base laboral, jubilación pagada, vacaciones o salario garantizado. En el caso de los autobuses de pasajeros, ellos obtienen su salario dependiendo de los boletos vendidos, y deben garantizar la compra diaria de gasolina, diesel y una ganancia sustanciosa al dueño de placas y camión. Uno de los pulpos camioneros, Azul y Blanco, un rato está con el gobierno priísta y otro con el panista, dependiendo de que no le toquen el monopolio que tiene sobre algunas rutas.

Otro caso son los taxis de ruta que viajan a lo largo de toda Tijuana y hacia la ciudad de Rosarito. Los taxistas de ruta trabajan en promedio 15 o 16 horas diarias, algunos 3 días a la semana pero la mayoría labora los 7. Pagan diariamente de 400 a 800 pesos para el dueño del taxi y/o de las placas. El gobierno y los empresarios especulan con el precio de las placas, elevando su costo hasta 15,000 dólares, para que pocos las tengan y entre pocos queden las ganancias del trabajo de muchos choferes.

Un tercer caso son los taxis libres, sin ruta definida. Desde siempre han sido botín de panistas y priístas. Ladrones como Jesús González Reyes, ex presidente municipal panista, tiene al menos una flotilla de 50 vehículos. Las administraciones priístas han ganado por igual, inventando cobros o clonando taxis (hasta 3 con un mismo número de circulación). Varios taxistas demandan sitios permanentes, pero el gobierno lo rechaza por que le resulta más provechoso ganar mordidas por sitios ilegales. Los priístas del 20 Ayuntamiento con Carlos Bustamante quieren aprobar los sitios, pero dándoselos a los dueños de los taxis o placas, no a los taxistas directamente.

A veces los empresarios del transporte como Gregorio Barreto, diputado estatal priísta, se enojan con el gobierno. Se quejan del alza de la gasolina o del diesel. Pero ni estos ni mucho menos el gobierno se preocupan por acabar con el abuso a la población con las tarifas, ni a sus trabajadores. Las maniobras politicas ahora estan buscando reemplazar a los ladrones de siempre para que las ganancias vayan a empresarios aliados suyos (Carlos Hank con el PRI, o ATT Autobuses con el PAN).

El problema es que los trabajadores, los que viven la esclavitud moderna con un trabajo de 16 horas, no se organizan para que eso deje de ocurrir. Al contrario, participan en marchas guiadas por sus patrones para luchar por los intereses de sus patrones, como en la reciente marcha del Primero de Mayo, donde taxis y mantas exigían bajar la gasolina o evitar abrir nuevas rutas, pero nada decían en contra de pagar 400 pesos diarios a un parásito que controla taxis, camiones o placas.

Los trabajadores del volante tienen como opción organizarse como clase, luchar adentro de los sindicatos charros – verdaderas cuevas de ladrones – para que sus autenticos intereses como trabajadores se escuchen y se pongan al frente de su lucha para irse solucionando: prestaciones, empleo asegurado y buen salario fijo. ¡A romper las filas sometidas a la voluntad de los patrones!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: