Desalojan el campamento en defensa del parque Benito Juárez

El movimiento de defensa presente el 2 de julio

La madrugada del miércoles 2 de noviembre fueron desalojados los campamentos en defensa del parque Benito Juárez en Tijuana, este campamento defendía el parque y los espacios públicos aledaños, entre el palacio de gobierno municipal y centro de gobierno del estado, para impedir que se construyera un gran centro comercial que beneficia a los grandes ricos de la ciudad y a la iglesia católica, el proyecto es llamado Zócalo 11 de julio. El hecho se dio a las 2 de la mañana, en día feriado, esperando que no se pudiera movilizar la resistencia y que el asunto fuera olvidado lo más pronto posible.

En días previos, la oligarquía local y su gobierno emprendieron una fuerte campaña de propaganda para legitimar el desalojo, incluso convocaron a un acto público el sábado 22 de octubre, donde el diputado del partido verde que había estado apoyando desde el congreso local la defensa del parque, se “arrepintió” y ahora respalda el proyecto oligárquico. El gobierno estatal panista y el municipal priísta pactaron el acuerdo y las rencillas que impedían la acción conjunta se conjuraron, ya no tenía caso seguir echándose la culpa unos a otros.

La noche del desalojo, policías estatales y municipales fuertemente armados, tomaron por asalto los campamentos, detuvieron momentáneamente a quienes hacían la guardia y cargaron las casa de campaña, mantas de protesta y otros materiales en un camión de la basura, previa destrucción de los mismos. Alrededor del parque se instalaron cordones de policías que impedían el acceso.

La respuesta no esperó. Se llamó a una movilización desde el mismo miércoles, el jueves se realizó una concentración frente al parque que logró romper el cerco policiaco y llegar hasta la puerta de palacio Municipal, puerta que estaba cerrada y custodiada por otro piquete de policías.

Con la movilización se logró superar el desánimo que causó el desalojo y poner sobre la mesa el tema de la movilización como vía fundamental para lograr las demandas populares, incluso los sectores más retrógrados que se apostaban a defender el parque sólo por la vía legal, ahora se vieron obligados a marchar con el contingente. Evidenció también los alcances de la lucha legal, ya que se contaba con un amparo que impedía la construcción del Zócalo y la destrucción del parque, quedó claro que no es con el apoyo legal solamente con lo que se frenan los proyectos monopólicos, si no van acompañados con el respaldo de masas y organizado, la oligarquía recurre a todos los medios para imponer la obtención de ganancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: