Choferes de la calafia roja contra abusos patronales y priístas

En la tarde del miércoles 1 de febrero sucedió algo inusual: una movilización de entre 50 y 100 trabajadores del transporte público concesionado, y conocido como calafias rojas, efectuaron al menos dos bloqueos en distintos puntos de la ciudad de Tijuana. Lo importante estuvo en que las demandas fueron en torno a los problemas que como trabajadores padecen y no sobre las exigencias que comúnmente efectúa la patronal frente al gobierno usando a los choferes.

Los trabajadores del volante exigieron no incrementar la renta diaria que les exigen los propietarios privados de vehículos y placas. La empresa que los explota es Autotransportes de Pasajeros Urbanos y Sub-urbanos Calafia de Tijuana, al frente de la cual se encuentra Gregorio Barreto Luna, diputado priísta de la actual legislatura local. Varios de ellos trabajan entre 8 y 16 horas, en las cuales deben completar una renta que va de 600 a 700 pesos, la cual pretendía aumentarse.

Con el bloqueo y la protesta, al menos por el momento, los dueños accedieron de palabra a evitar el incremento y a reducir mínimamente la renta que les cobran. No sabemos hasta cuándo, seguramente durara poco, pero al menos los choferes han intuido el camino adecuado de la organización independiente de la clase obrera y la vía de la movilización callejera, con ella es factible ganar no sólo mejores condiciones de vida, sino un gobierno provisional revolucionario a favor de todos los explotados y oprimidos.

Los trabajadores del volante, hasta antes del 1ero. de febrero, se distinguían abrumadoramente por acompañar como grupo de choque todas las protestas de sus patrones, fuesen contra el alza de la gasolina o nuevas concesiones en el transporte. En el encarcelamiento de Hank, ahí estuvieron decenas de choferes. Varios de ellos dijeron que estaban por obligación, pero finalmente su presencia era un apéndice a favor de los explotadores. Esto probablemente prevalecerá, pero al menos se ha dado un paso adelante.

La movilización, censurada por el periódico estatal de la CTM, sirvió para dar a conocer las condiciones en que los empresarios y priístas mantienen a los trabajadores: pese a pagar cuotas, no tienen acceso a prestaciones como la seguridad social, mucho menos vacaciones o jubilación; diariamente pagan hasta 1500 pesos para laborar, pues se les obliga a cubrir diesel, cuota de un chocador, más la renta; y en ocasiones apenas perciben 40 pesos por una jornada de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: