Estatutos

INTRODUCCION:

Los Estatutos del Frente Popular Revolucionario, contienen los principios en materia de organización bajo los cuales se rige el FPR, su sistema de organización, que contempla la forma de ingreso, la definición de quiénes son sus militantes; la definición de cada uno de los organismos que lo componen, los órganos de dirección; los deberes, derechos y obligaciones de los militantes; las sanciones y la metodología para imponerlas; los símbolos y su uso: bandera, himno, emblema, lema, entre otros aspectos.

Los principios organizativos del FPR son:

a).- Centralismo Democrático. Consiste en la subordinación de la minoría a la mayoría; de los organismos inferiores a los organismos superiores; de los individuos a la organización; y, de toda la organización a las decisiones del Congreso Nacional y la Conferencia Nacional.

b).- La Dirección Colectiva combinada con la Responsabilidad Individual. Significa, que en la actividad de dirección práctica-revolucionaria de nuestra organización de masas, la agenda, temas, resoluciones, tareas y las responsabilidades para su cumplimiento, deberán de discutirse colectivamente en los organismos respectivos, definiendo las responsabilidades individuales para el control de su cumplimiento.

c).- La educación y la movilización política de las masas. Para la consecución de nuestro programa, demandas y propuestas, lo asumimos como principio básico, en la perspectiva de la acción práctica de estas por la revolución socialista y el reconocimiento en la clase obrera, como la clase social revolucionaria por excelencia para emancipar a toda la sociedad de la explotación y la opresión del hombre por el hombre.

d).- Independencia política e ideológica de clase. El FPR, es independiente organica, política e ideológicamente e incompatible con las prácticas de la burguesía, la pequeño-burguesa y sus partidos políticos, del Estado burgués y su gobierno; así como del imperialismo.

CAPITULO I

ORGANIZACION, DOMICILIO, BANDERA, EMBLEMA, LEMA E HIMNO.

Art. 1.- El Frente de Popular Revolucionario, es una organización de masas, en la que se hayan incorporadas diversas clases, sectores de clases y capas sociales explotadas y oprimidas como son: obreros, campesinos pobres, estudiantes, indígenas, colonos, pequeños comerciantes, jóvenes, mujeres, intelectuales, artistas y otros, que luchan por mejores condiciones de vida, de trabajo y de estudio; en defensa de las libertades democráticas y los derechos políticos a favor de la clase obrera y el pueblo. Nace como una necesidad de las masas populares para instaurar un Gobierno Provisional Revolucionario –fundamentalmente de obreros y campesinos pobres-, que convoque a una Asamblea Nacional Constituyente Democrática y Popular que promulgue una nueva Constitución Política e instaure una República Democrática y Popular como posibilidades para instaurar la Dictadura Revolucionaria del Proletariado y se construya el Socialismo y el Comunismo por la vía de la República Democrática y Popular, la República Popular Socialista o la República Soviética Socialista, a través de la revolución proletaria: solo el socialismo posibilitará la reforma más radical de la sociedad capitalista y la liberación y la emancipación favorable a las amplias masas populares. Se construye, para enfrentar y resolver –en el marco de las relaciones capitalistas de producción- los diversos problemas económicos, políticos y sociales que padecen las masas populares, en la perspectiva de la acumulación de fuerzas hacia una nueva revolución dirigida por la clase proletaria y con ella, alcanzar nuevos estadios de vida del género humano. El FPR no se encuentra supeditado o subordinado a ningún partido burgués o pequeñoburgués, a ningún gobierno de los ricos capitalistas y a ningún interés de carácter capitalista, imperialista o socialdemócrata. El Frente Popular Revolucionario, tiene por objeto constituirse, bajo la dirección del Partido Comunista de México (marxista-leninista) en el principal instrumento de masas para la destrucción del poder económico y político de la burguesía y el imperialismo y la construcción y defensa de poder del proletariado y del gobierno de obrero y campesinos pobres, que represente a todos los hombres y mujeres que aspiren de manera organizada a cambiar las condiciones miserables de vida de la humanidad y transformar de manera revolucionaria el sistema capitalista de producción.

Art. 2.- El domicilio social central del Frente Popular Revolucionario será en la Cd. México D.F. Podrán establecerse domicilios estatales, municipales o sectoriales en cualquier parte del país. Cuando así lo requieran sus necesidades de seguridad, funcionamiento y crecimiento; y así lo acuerde su Comité Central, deberán cambiarse y establecerse nuevos domicilios.

Art. 3.- La Bandera del FPR es un lienzo en color rojo dentro del cual irá el emblema y las siglas del FPR.

Art. 4.- El Emblema del FPR, estará constituido por: una estrella de cinco puntas en color dorado, que simboliza la esperanza en un mundo nuevo y una tierra justa, el socialismo y el comunismo. La Hoz y el Martillo, que significan que el mundo nuevo del trabajo y la tierra justa a los que aspiramos, sólo podrán venir de una revolución proletaria realizada por los obreros y los campesinos pobres bajo la dirección y la hegemonía de los primeros, como la alianza de los trabajadores del campo y la ciudad. El emblema irá en el ángulo superior de la bandera, pegado al asta y en su ángulo inferior derecho irán las siglas: FPR, delineadas en color dorado.

Art. 5.- El Lema del FPR es: “LA UNIDAD DE TODO EL PUEBLO POR LA EMANCIPACION PROLETARIA”.

Art. 6.- El Himno del FPR es: “La Internacional”.

Art. 7.- El Organo Central del FPR es: Vanguardia Proletaria, Organo Central del Partido Comunista de México (marxista-leninista).

REGLAMENTO

PARA EL USO DE LA BANDERA, EL EMBLEMA Y EL LEMA, DEL HIMNO Y DEL PATRIMONIO

Art. 1.- Este reglamento norma el contenido del CAPITULO I: ORGANIZACIÓN, DOMICILIO, BANDERA, EMBLEMA, LEMA, E HIMNO; y del CAPITULO VI: DEL PATRIMONIO; de los ESTATUTOS del Frente Popular Revolucionario. Por ello son de observancia general y obligatoria para todos los militantes, organismos y organizaciones que forman parte del FPR.

Art. 2.- Nuestra Bandera, Lema e Himno, son los símbolos que le dan identidad política e ideológica a nuestro FPR. Por esta razón estamos obligados a conocer su significado y establecer su uso adecuado, a defenderlos, cuidarlos y respetarlos, y a inculcar su respeto y su cariño por ellos a las amplias masas populares explotadas y oprimidas. De tal manera que su uso y difusión de ellos tendrá como único objetivo: demostrar que existen los símbolos del FPR y que esos símbolos son la expresión del trabajo, la resistencia y el combate sin cuartel del proletariado y los pueblos del mundo, por acabar por siempre con la explotación y opresión del hombre por el hombre, y por el advenimiento de un nuevo mundo próspero de trabajo, libertad y felicidad.

APARTADO A. Sobre el uso de la BANDERA.

La Bandera es el símbolo general que sintetiza la línea política del FPR, por lo que se usará en todas las luchas que orienté el Comité Central, los Comités Regionales y Estatales, los Comités de lucha o los sectoriales, así como las organizaciones del FPR. Estas luchas serán las organizadas por el mismo FPR, de unidad o alianza con otras organizaciones y de solidaridad con otras luchas. Otro uso que denigre su contenido será sancionado. Todas las organizaciones del FPR, usarán su bandera y la del FPR.

APARTADO B. Sobre el uso del EMBLEMA

El emblema que nos identifica, la estrella de cinco picos, la hoz y el martillo y las siglas FPR, arriba descritos, se usarán en todos nuestros documentos básicos y/o centrales, en los documentos ordinarios; en nuestra propaganda a través de los diferentes medios posibles. Las organizaciones del FPR, usarán su propio emblema acompañado siempre del emblema del FPR.

APARTADO C. Sobre el uso del LEMA

“La unidad de todo el pueblo por la emancipación proletaria”. Es la sentencia o consigna general que se empleará de manera seria y permanente al calce de todos nuestros documentos, desde los básicos, hasta los de uso ordinario, los cuales irán membretados con nuestro logotipo, en la parte superior.

APARTADO D. Sobre el uso del HIMNO

Nuestro Himno, es el Himno internacional del proletariado, es el canto de guerra que recoge la lucha y la experiencia de la clase obrera y los pueblos del mundo. Este aparecerá en nuestros documentos básicos, o en documentos centrales que sean necesarios o en ediciones especiales. La Internacional se entonará en todas las luchas y acciones o eventos que realicemos o resolvamos participar, según lo establezcan las condiciones. Todas las organizaciones del FPR, entonarán su himno y el del FPR.

Art. 3.- Los domicilios del FPR, son lugares y centros de trabajo, de reuniones de estudio, de gestoría y de descanso que tienen como objetivos: ser punto de contacto para la organización, distribución y cumplimiento de las tareas de la organización; para el resguardo de nuestro bienes, documentos y patrimonio; para la organización de eventos educativos, de superación ideológica y cultural, de difusión de nuestra línea política-ideológica; de encuentro con otras organizaciones hermanas. Por esta razón siempre deben estar limpios, ordenados, seguros, con guardias permanentes; compartimentados con los servicios básicos, con responsabilidades acordadas, etc. En fin se debe mantener un claro ambiente de trabajo y camaradería, y deben ser lugares que reflejen el cariño por la lucha y la revolución proletaria, de tal manera que quienes visiten y estén en nuestros locales les agrade y deseen volver a estar con nosotros en el trabajo. Todos estamos obligados a cuidar y respetar nuestros domicilios y nuestros locales.

Art. 4.- El patrimonio del FPR es un caro tesoro al servicio de la lucha de la clase obrera, los campesinos pobres y las amplias masas populares. Por esta razón tenemos que cuidarlo y acrecentarlo. Los bienes muebles e inmuebles tienen que ser inventariados y registrar su traslado y dominio, así como las condiciones en las que se entrega y recibe para procurar su mantenimiento y/o fincar las responsabilidades pertinentes. Los recursos financieros del FPR y su patrimonio son para consumo exclusivo en las tareas de la organización.

Art. 5.- Cada organización y cada organismo del FPR, llevará un control detallado mediante un libro especial de la aplicación de este reglamento.

Art. 6.- Queda en manos de la Conferencia Nacional y/o del Comité Central, la aplicación práctica de las indicaciones que contiene este Reglamento.

CAPITULO II

DE LOS MIEMBROS DEL FPR

Art. 8.- Son miembros o militantes del FPR, todas aquella personas, organizaciones, grupos o colectivos que acepten de manera libre, voluntaria y disciplinada los presentes estatutos, la declaración de principios, el programa y todas las orientaciones prácticas y político-ideológicas que emanen de los órganos de dirección del FPR, que estén organizados en alguna de las organizaciones del FPR y que contribuyan al sostenimiento material del mismo.

Art. 9.- Son simpatizantes, amigos y colaboradores del FPR, todas aquellas personas, organizaciones, grupos o colectivos que contribuyan de cualquier manera al desarrollo, actividades y consecución de las tareas, fines y objetivos del FPR.

CAPITULO III

DERECHOS, OBLIGACIONES Y DEBERES

Art. 10.- Son derechos de los miembros del FPR:

a).- Asistir a sus respectivas reuniones o asambleas con derecho a voz y voto.

b).- Votar y ser votados en las reuniones o asambleas respectivas del FPR en donde se verifiquen actos de elección.

c).- Obtener todo el apoyo necesario y posible de la organización para cumplir con las tareas que como militante le sean encomendadas.

d).- Presentar iniciativas y propuestas a la organización.

e).- Criticar y someter a propuesta de sanciones con causa justificada la actuación de los órganos de representación, de los militantes y dirigentes, dentro de las reuniones o asambleas o por conducto de los órganos pertinentes.

f).- Promover que se convoque a asamblea, reunión o congreso extraordinario del órgano de dirección respectivo cuando logre reunir la solicitud de cuando menos el 25% de los miembros del órgano de dirección respectivo.

g).- Tener derecho y libertad y medios de defensa en caso de cualquier acusación que tenga al interior de la organización.

Art. 11.- Son obligaciones de los miembros del FPR.

a).- Cumplir y hacer cumplir el Programa, la Declaración de Principios y los presentes Estatutos, las disposiciones y reglamentos que de ellos se deriven y, los acuerdos que emanen de los órganos de dirección y de sus organizaciones y organismos respectivo.

b).- Asistir con puntualidad a todas las citas, asambleas, reuniones, manifestaciones, mítines o cualquier otro acto que sea convocado por los órganos de dirección política o de sus organismos u organizaciones respectivas.

c).- Cumplir con las responsabilidades que la organización le asigne.

d).- Aportar el 1% de su salario o ingreso, o una cooperación voluntaria, si no tiene ingreso o salario, para la subsistencia de la organización.

e).- Acatar los acuerdos y tareas que se tomen en las reuniones o asambleas, aún cuando no hubieren asistido a ellas, si le compete acatarlos.

f).- Informar a su asamblea o reunión y a los órganos de de dirección superiores, de cualquier situación que pueda redundar en perjuicio de la organización.

g).- Guardar con absoluta reserva todos los asuntos que se refieran a la vida interna de la organización, los cuales podrá discutir internamente y bajo los mecanismos que establecen estos estatutos.

h).- Poner los intereses y los asuntos de la organización por encima de los personales.

i).- Abstenerse de colaborar en actos que en alguna forma perjudiquen los intereses de la organización y las masas populares.

j).- Contribuir a la formación de los círculos de estudio, y a todas las iniciativas que contribuyan a incrementar el patrimonio organizativo, político, ideológico y cultural del FPR.

k).- Distribuir y recuperar el costo de Vanguardia Proletaria. Apoyar en su sostenimiento tanto técnico, financiero, logístico y material; como en el envío de denuncias, artículos, notas, entrevistas, fotografías, carteles, caricaturas u otros testimonios o documentos que eleven el nivel de conciencia de clase de los lectores y haga crecer su indignación contra la explotación y la opresión capitalista, su Estado y su gobierno.

Art. 12.- Son deberes de los militantes del FPR:

a).- Anteponer siempre el interés general de la organización a los intereses personales, de grupo o de organización particular.

b).- Contribuir en su desarrollo particular, para elevar el nivel de acción, organizativo, político-ideológico, científico y cultural del FPR.

c).- Fomentar en sí mismo y en sus correligionarios el espíritu de iniciativa y audacia, para incrementar el patrimonio, el crecimiento organizativo, las formas de lucha y la táctica y estrategia del FPR.

d).- Promover la crítica y la autocrítica con un sentido pedagógico-ideológico para corregir los errores cometidos y elevar los niveles de responsabilidad y disciplina en la vida organizativa del FPR.

e).- Cuidar y poner en alto el nombre, la bandera, los símbolos y la línea orgánica-política-ideológica del FPR.

CAPITULO IV

DE LA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA

Art. 13.- Todas las organizaciones y los organismos: de base, de dirección intermedia y de dirección central, del FPR, están obligados a reunirse de manera regular y periódicamente; a llevar un registro y control riguroso y puntual de sus reuniones, orden del día, resoluciones, acuerdos y tareas que deberán ser anotados en actas y minutas que deben constar debidamente y en orden cronológico en un libro especial de actas y acuerdos y de lo cual se debe elevar, en forma de notificación o informe de lo más importante, al organismos inmediato superior y/o al Comité Central. Cada organismo de dirección, en su respectivo ámbito de competencia, podrá coptar o designar a nuevos miembros que lo integren. El Comité Central, es el responsable general, de vigilar y de llevar un estricto control de toda la actividad organizativa del FPR y de tomar las medidas pertinentes para mejorar su funcionamiento. Al interior del FPR, en los distintos niveles de la organización, podrán constituirse las comisiones que sean necesarias para el mejor cumplimiento de sus tareas. El FPR se erige de abajo hacia arriba y la dirección política se ejerce y se controla de arriba hacia abajo, y de abajo hacia arriba.

DE LOS COMITES DE LUCHA

Art. 14.- La base fundamental para la construcción del FPR es la constitución de una organización popular, Colectivo, Comité de Base o Organismo de Base (COMITÉ DE LUCHA –CL-), que se forma en las fábricas, centros de trabajo, cooperativas, pueblos, barrios, colonias, delegaciones, escuelas, centros culturales, comunidades, en la emigración, ejidos, cuarteles, etc. El cual elige en Reunión, Asamblea General, Pleno o Congreso a sus órganos de dirección, representación y comisiones de trabajo. En este nivel de organización reside la capacidad del FPR de ligarse directamente con las masas populares. Los Organismos de Base del FPR, deberán de constituirse en escuelas de formación político-ideológica de las masas y en los mejores instrumentos de estas, para luchar por sus demandas inmediatas e incorporarlas a la lucha combativa por la transformación revolucionaria de la sociedad capitalista. Los organismos de dirección intermedia respectivos y/o el Comité Central, llevarán un control de la construcción y funcionamiento de los organismos de base del FPR.

DE LOS ORGANISMOS DE DIRECCION INTERMEDIA

Art. 15.- Podrán constituirse Comités Locales (CLO)y Municipales (CM). Los CLOs y los CMs se constituirán a partir de la Reunión Plenaria, Asamblea de Delegados, Conferencia, o Congresos de los Delegados de todos los comités de base del FPR que realicen actividades político-organizativos en la localidad, municipio o municipios de que se trate, en los cuales elegirán a los órganos de dirección, representación y comisiones de trabajo respectivos.

Art. 16.- Podrán constituirse Comités Regionales (CR) o Zonales (CZ) (entre localidades y/o municipios y/o estados). Los CRs y los CZs se constituirán a partir de las Conferencias o Congresos de Delegados respectivos, los cuales, elegirán a los órganos de dirección, representación y comisiones de trabajo, respectivos. Se considerara REGION o ZONA, a una división territorial oficial o no oficial cuyas características económicas, políticas, sociales, culturales e históricas sean comunes a esa demarcación.

Art. 17.- Podrán constituirse Comités Estatales (CE). Los CEs se constituirán a partir de la Conferencia o el Congreso de Delegados respectivos, en los cuales elegirán a los órganos de dirección, representación y comisiones de trabajo respectivos.

Art. 18.- El o los organismos de dirección intermedia superiores respectivos y/o el Comité Central, llevarán un control de toda la actividad que lleven a cabo los organismos de dirección intermedia inferiores.

Art. 19.- Podrán constituirse Comités Sectoriales Nacionales (CSN) y Comités de Frente de Trabajos Nacionales (CFTN). Los CSNs y los CFTNs se constituirán a partir de la Conferencia Nacional o Congreso Nacional de Delegados de Sector o de Frente Nacional en los cuales, se elegirán a los órganos de dirección, representación y a las comisiones de trabajo respectivas. Se considera como SECTOR o FRENTE DE TRABAJO, a aquel que por su naturaleza requiera de una estructuración orgánica nacional especializado (obrero-sindical-magisterial; juvenil; de la mujer; de agitación y propaganda; etc.). El Comité Central llevará el control del funcionamiento de estos organismos de tal manera que no choque con el conjunto de la estructura organizativa del FPR, ni en particular con alguna de sus organizaciones constitutivas.

DE LOS ORGANISMOS DE DIRECCION CENTRAL

Art. 20.- El Congreso Nacional es la máxima autoridad del Frente Popular Revolucionario. Es el máximo órgano de dirección y representación del FPR. El Congreso Nacional, se constituye, por los delegados: a).- Elegidos democráticamente en cada uno de los CLs, CLOs, CMs, CRs, CZs, CEs, CSNs y , CFTNs; b).- Miembros del Comité Central; y, c).- Que el Comité Central designe por razones especiales. En el Congreso Nacional podrá haber: a).- Delegados Efectivos; b).- Delegados Fraternales; c).- Delegados Invitados; y, d).- Delegados de Apoyo. La forma en que habrán de participar los delegados de las diversas categorías, serán definidas en la convocatoria respectiva al Congreso Nacional.

Art. 21.- El Congreso Nacional escucha, discute y aprueba el informe del Comité Central; discute y aprueba la línea política general, la estrategia y la táctica y los documentos básicos; y elige al Comité Central y este a su vez elige al Presidente del Comité Central, el cual es ratificado por el mismo Congreso. El Congreso Nacional Ordinario se reúne cada 4 años. Podrá convocarse a Congreso Nacional Extraordinario cada vez que las circunstancias de la lucha de clases lo requieran.

Art. 22.- Podrán realizarse Conferencias Nacionales (CN). Las CNs se integran de manera similar al Congreso Nacional. Las CNs sólo podrán discutir asuntos vinculados con la aplicación de las resoluciones, orientaciones y directrices que haya aprobado el Congreso Nacional inmediato anterior y la evaluación del funcionamiento organizativo de todo el FPR, para emitir las resoluciones, orientaciones y directrices pertinentes, sin contravenir al Congreso Nacional.

Art. 23.- El Comité Central es el máximo órgano de dirección y representación central entre Congreso Nacional y Congreso Nacional. El CC, elige a la Comisión Ejecutiva del Comité Central y al Presidente del CC y designa la composición de las distintas comisiones de trabajo centrales; convoca al Congreso Nacional y Conferencia Nacionales; lleva el control de toda la actividad del FPR; representa y/o delega la representación del FPR ante otras fuerzas políticas nacionales y extranjeras. El Comité Central funciona a través de Plenos o Plenos Ampliados los cuales deberán de realizarse por lo menos una vez cada 3 meses. Entre Pleno y Pleno del CC, será la Comisión Ejecutiva del CC, la encargada de conducir la ejecución de los trabajos y tareas resueltas por el Congreso Nacional, la Conferencia Nacional y el Comité Central. La CE del CC será la responsable de llevar el control de las finanzas centrales del FPR. El Presidente convoca y preside los Plenos del CC y de la CE del CC y representa al CC del FPR ante otras organizaciones políticas nacionales o extranjeras. El Presidente esta subordinado y representa a la dirección colectiva del CC y tiene la función de Secretario Político del mismo.

CAPITULO V

DE LAS SANCIONES

Art. 24.- Las sanciones que se les impondrán a los militantes del FPR, dependiendo de la gravedad de las faltas, son las siguientes:

a).- Llamada de atención.

b).- Amonestación por escrito.

c).- Inhabilitación para ocupar cargos de dirección o comisiones.

d).- Destitución de cargos de dirección o comisiones.

e).- Suspensión de derechos.

f).- Suspensión de la organización.

g).- Expulsión.

La EXPULSION, es la sanción más grave que se le puede aplicar a un militante del FPR y se justifica cuando haya atentado gravemente contra la organización, en sus principios, su programa, sus estatutos, su patrimonio, sus militantes, su estructura orgánica y contra los intereses de la unidad y la lucha de las amplias masas populares. La expulsión será procedente, cuando así lo hayan acordado la mitad más uno de los militantes del organismo al que pertenezca el sancionado y haya sido ratificada esta resolución por el organismo inmediato. Todas las sanciones podrán ser apeladas ante el organismo de dirección inmediato superior y ante el Comité Central.

Los organismos y las organizaciones del FPR, dependiendo de las infracciones y las faltas cometidas, podrán, establecer bajo su discrecionalidad y bajo su responsabilidad, la sanción o las sanciones de acuerdo a las pruebas ofrecidas y valoradas, no necesariamente en el orden en que en este artículo se han anotado, para los casos en que las faltas o infracciones ameriten sanciones fuertes por la gravedad del caso.

Los organismos y la organizaciones del FPR, a la hora de juzgar la conducta de un militante, deberán de tomar en cuenta, los siguientes aspectos: a).- Que haya una acusación formal en su contra relatando los hechos que constituyan la infracción o falta de la que se le acuse; b).- Que se aporten pruebas tanto por la vía de la parte acusadora como por la vía directa del organismo que juzga; c).- Que el organismo fije fecha para discutir en pleno la conducta del militante que ha sido acusado y esto conste como parte del orden del día; y d).- Que el militante que ha sido acusado, sea convocado y le sea permitida su participación y defensa en la reunión en la que será tomada la resolución sobre su conducta. A la hora de definir su veredicto, la organización o el organismo, deberá de tomar en cuenta, también, los siguientes aspectos: a).- Circunstancias bajo las cuales se cometió la falta o infracción; b).- Las cualidades, características y circunstancias del militantes que se juzga y de la parte que acusa; y c).- La sanción o sanciones que habrá de imponer y la forma en que esta habrá de influir tanto en el militante que se juzga, el organismo u organización que juzga, como la vida orgánica de todo el FPR.

CAPITULO VI

DEL PATRIMONIO DEL FPR

Art. 25.- El patrimonio del FPR lo constituyen los siguientes bienes.

a).- Las cuotas ordinarias y extraordinarias que aportan sus miembros.

b).- Donaciones que se hagan a favor de la organización.

c).- Bienes muebles e inmuebles adquiridos a nombre de la organización.

Dentro de este patrimonio quedan comprendidos todos los bienes presentes o los que se llegaran adquirir en cada una de las organizaciones u organismos del FPR.

Art. 26.- La cuota ordinaria será del 1% del salario o ingreso que obtengan los militantes. Los militantes que no obtengan ingresos o salarios podrán aportar una cooperación voluntaria económica o en especie.

Art. 27.- Para la venta de cualquier propiedad del FPR, se necesitará el aval del Comité Central.

A %d blogueros les gusta esto: